ANTECEDENTES DEL JUEGO

Cuando iniciamos las actividades en este proyecto realizamos una revisión y recopilación de diferentes textos y de páginas web las cuales contenían diferentes deportes, llamándonos la atención el deporte denominado “pelota mixteca”. Encontrando como antecedentes lo siguiente:

El juego de Pelota Mixteca, cuyos orígenes se remontan a la época prehispánica, se practica en los estados de Oaxaca, Guerrero, Puebla y Ciudad de México, así como en las ciudades de Fresno y Los Ángeles, en Estados Unidos, donde radican migrantes mixtecos. Para conocer un poquito más de este juego Pelota Mixteca presentamos el resumen del autor Martin Berger

El primer documento que describe la pelota mixteca es un reglamento del juego de pelota a mano fría, el precursor de la pelota mixteca. Hoy en día, los jugadores de pelota mixteca saben que su juego es una continuación del juego “a mano fría”. Queda claro que los juegos de pelota mixteca y a mano fría son exactamente iguales. También queda comprobado que el juego ya se practicaba a finales del siglo XIX. 

La primera vez que aparece el nombre de “pelota mixteca” es en un reglamento escrito en 1947 por Raúl Bolaños Cacho, secretario de educación física del estado de Oaxaca. Bolaños Cacho escribió este reglamento como parte de una iniciativa para proporcionar los juegos indígenas del estado. No se sabe en qué momento el nombre de pelota a mano fría se cambió por el de pelota mixteca, pero es probable que el cambio de nombre estuviera relacionado con la aparición de los guantes para la pelota mixteca de hule. Porque la pelota a mano fría, como lo indica su nombre del juego, se practicaba a mano desnuda, el uso de guante para el juego debió implicar el cambio del nombre del juego y el cambio de nombre fue causado por la introducción de guantes, el nombre de la pelota mixteca fue introducido probablemente entre los años de 1920 y 1930.

EL CAMBIO DE PELOTA A MANO FRÍA A PELOTA MIXTECA

El cambio de nombre de pelota a mano fría a pelota mixteca, probablemente está relacionado con el cambio de los guantes y las pelotas que ocurrió a principios de siglo XX. Este cambio fue iniciado por Daniel Pacheco Ramírez, un carnicero y jugador de pelota a mano fría de Xoxocotlan. Cuando se quebró el pulgar jugando, alrededor del año de 1910, empezó a buscar maneras de proteger su mano durante el juego. Así que corto dos trozos de cuero de su silla de montar y los junto. Después añadió dos cuerdas para poder atar eso a su mano, formando así el primer guante rudimentario para la pelota mixteca.

Después de haber jugado un rato con este guante pequeño, Pacheco noto que podía golpear la pelota con más fuerza, dándole así una ventaja en el juego. Más tarde pacheco fabrico un guante de tres capas de cuero que tenía un peso de 200 gramos. Este tipo de guante se utilizó por primera vez alrededor del año 1915.  A causa de las ventajas que los guantes daban, Pacheco empezó a fabricar guantes para otras personas, dándole la oportunidad de dejar su profesión de carnicero y hacerse artesano.

Alrededor de 1920. Pacheco añadió pulseras, pequeños anillos de hierro, para aumentar la fuerza con que se impulsaba la pelota. La siguiente fase en el proceso fue la adición de clavos al guante. Debido a estos clavos, alrededor de 1930, el guante pesaba unos 1500 gramos; así que la pequeña pelota de 150 gramos que se había utilizado hasta entonces resulto demasiado ligera. Por lo tanto, la pelota se hizo más grande y llego a tener un peso de unos 200 gramos.

Hasta los años 50, la pelota se hacía de hule natural y fue guardando dentro de un calcetín en casa de uno de los jugadores. Ocho días antes del partido, se sacaba la pelota del calcetín y se redondeaba entre las manos para asegurar que fuera perfectamente redonda. Este proceso de fabricación cambio en los años 50 cuando Agustín Pacheco Morga, el hijo de Daniel Pacheco, que desde joven había empezado a ayudar a su padre en el taller, creo una “Vulcanizadora” para pelotas. Desde entonces las pelotas se hicieron de hule vulcanizado, facilitando el proceso de fabricación. Las decoraciones que se ven hoy en día en los guantes, fueron inventadas por Agustín Pacheco, inspirado por las grecas prehispánicas que había visto en el sitio arqueológico de Mitla. 

El juego de pelota mixteca tiene tres variantes: pelota mixteca de hule, pelota mixteca de forro y pelota mixteca de esponja (denominada también pelota mixteca del Valle) (Scheffler, Reynoso e Inzúa 1985; Turok 2000). Estas variantes se distinguen sobre todo por los implementos usados para el juego, más que por los reglamentos.

1-. Pelota mixteca de hule es la variante más practicada actualmente, tanto en el estado de Oaxaca como en la ciudad de México, e incluso en diferentes partes de los Estados Unidos, donde emigrantes oaxaqueños siguen jugando a este juego.

2-. Pelota mixteca de forro en esta variante se utiliza un simple guante, que es abultado con venda de algodón, para que la pelota salga botando con más fuerza de la mano. La pelota mixteca de forro se practica principalmente en la Mixteca Alta y la Mixteca de la Costa, pero cuenta también con algunos jugadores en la ciudad de México.

3-. Pelota mixteca de esponja o del valle según Cortés Ruiz (1992) esta variante apareció en los años sesenta en la parte sur de los Valles Centrales y la Sierra Sur del estado de Oaxaca, especialmente en la ciudad de Ejutla de Crespo. La ausencia de esta variante en el reglamento de Bolaños Cacho, escrito en 1947, parece confirmar esta teoría. Hoy en día, el número de jugadores de pelota de esponja está creciendo, especialmente entre los jóvenes y en las regiones costeñas. Probablemente, una de las razones más importantes para este fenómeno es el alto costo de la fabricación y compra de los guantes y pelotas que se utilizan para la pelota de hule y la de forro, ya que estos son fabricados solamente en la ciudad de Oaxaca y un guante puede costar hasta 200 euros. Las tablas que se utilizan para la pelota de esponja pueden ser fabricadas por los jugadores mismos y las pelotas pueden comprarse en todo el estado de Oaxaca.  

 

PELOTA MIXTECA: ¿UN JUEGO PRECOLOMBINO?

En Mesoamérica un juego de pelota a mano, sea de carácter ceremonial u otro tipo, la única ocurrencia de un juego de pelota a mano en fuentes prehispánicas y coloniales se encuentra en los diccionarios del náhuatl de Molna (1977) y de tarasco de Gilberti (1962). Estos diccionarios mencionan un juego de pelota a mano, pero de las descripciones no queda claro si se trata de un juego precolombino o de un fenómeno introducido por los españoles. Por el resto, no hay otro indicio indiscutible de que un juego de pelota a mano en la era precolombina en Mesoamérica.

El único artículo dedicado solamente a la pelota mixteca hasta ahora es la descripción de William Swezey (1972). Además de describir el juego, Swezey menciona los rasgos precolombinos que él ve en la pelota mixteca. Estos incluyen una analogía entre las rayas de la pelota mixteca y los ballcourt markers de Copán y Xochicalco y la analogía entre la botadera de la pelota mixteca y una piedra redonda encontrada en el centro del juego de pelota de Monte Alban (Swezey 1972: 473). Además, Swezey considera que las manoplas olmecas están relacionadas con los guantes de pelota mixteca. Sin embargo, como hemos visto, los guantes que hoy en día se utilizan en la pelota mixteca fueron introducidos a principios del siglo XX, así que no están relacionados con objetos arqueológicos. (Berger, 2010)

Bibliografía

Berger, M. (2010). EL JUEGO DE PELOTA MIXTECA: TRADICIÓN, CAMBIO Y CONTINUIDAD CULTURAL. Revista de estudios lingüísticos, literarios, históricos y antropologicos, 157-176. Obtenido de https://bazhum.muzhp.pl/media/files/Itinerarios_Revista_de_estudios_ling_sticos_literarios_historicos_y_antropologicos/Itinerarios_Revista_de_estudios_ling_sticos_literarios_historicos_y_antropologicos-r2010-t-n12/Itinerarios_Revista_de_estudios_ling_stic